Un nuevo "Smart Rifle"

Sólo permite disparar cuando la calculadora balística incorporada estima que hay altas probabilidades de impacto sobre el blanco.


 

Un nuevo rifle salió a la venta, y no es como cualquier otro. Este, utiliza sistemas láser y computadoras de lata presición. Una empresa de armas en Texas desarrolló el rifle, que es tan eficaz que algunos en la comunidad de tiro dicen que no debería ser vendido al público.

El rifle se llama TrackingPoint. En un campo de tiro a las afueras de Austin, en la ciudad de Liberty Hill, un tirador novato tiene en la apunta y hace blanco a un objetivo de 500 metros de distancia. Normalmente se necesitan años de práctica para lograr un tiro de esta presición. Pero esta nueva arma, lo logra en el primer intento.

smartrifle01

El sistema óptico del rifle cuenta con una sofisticada pantalla de gráficos en color. El tirador posiciona un láser sobre el objetivo al presionar un pequeño botón del disparador. Es como un juego de video. Pero aquí es donde es diferente: se puede apretar el gatillo, pero el arma decide cuándo disparar. Se dispara sólo cuando el arma ha estimado que el disparo será exactamente en el lugar correcto, teniendo en cuenta las decenas de variables, como el viento, humedad, presión atmosférica y la distancia al objetivo.

smartrifle02

El rifle tiene un buscador láser incorporado, una computadora balística y un transmisor Wi-Fi para transmitir vídeo y audio a un iPad cercano. Cada tiro se registra para que pueda ser reproducido o publicado en YouTube o Facebook.

"Piense en ello como un rifle inteligente Usted tiene un coche elegante, tienes un smartphone, pues bien, ahora tenemos un arma inteligente", dice presidente de la compañía Jason Schauble. Y manifiesta que el sistema TrackingPoint fue construido para los cazadores y tiradores deportivos, especialmente a la generación más joven, que abarca los medios sociales. "A ellos les gusta publicar videos, les gusta estar en constante comunicación con los grupos o redes", dice Schäuble. "Este tipo de tecnología, además de hacer disparos más divertidos para ellos, también permite disparos que se pueden compartir con los demás."

Para su creación, trabajó un equipo de 70 personas durante tres años. Schäuble dice que no hay nada que se le parezca, incluso en el ejército. TrackingPoint vende sus armas de alta calidad, de larga distancia directamente a los civiles. Con etiquetas de precio de hasta U$S 22.000, no son baratos.

Actualmente existe todo un debate en torno al TrackingPoint, puesto que para un cazador, un arma como esta, deja de permitir una "caza justa" y cada presa se hace un blanco fácil; es decir, solo es cuestión de apuntar, dejar que el sistema haga su trabajo y jalar del gatillo. Por otro lado, al ser de uso civil, hace que sea muy fácil para un criminal o un terrorista, disparar a la gente desde la distancia sin ser detectado.

Jason Schauble menciona que hay una característica clave que impide que cualquier persona que no sea el propietario registrado del rifle, pueda utilizar el sistema, ya que posee una protección de contraseña. Cuando el usuario la guarda, puede proteger con contraseña el sistema del arma, así que la misma, seguirá funcionando como un arma de fuego en sí, pero no se podrá utuliar las funciones tecnológicas que trae, si no se introduce el código de acceso.

Schäuble dice que la demanda ha sido "abrumadora". TrackingPoint ahora tiene una lista de espera y otros fabricantes están interesados, como Remington Arms, quien quiere utilizar esta tecnología en sus rifles.

 

Información extraída de: http://npr.org